Cañada y exhacienda de Ortega; tesoros ocultos de Guanajuato

*Redacción*

Foto: Vía Instagram.

La Hacienda Cañada de Ortega se remonta al siglo XVIII, cuando tuvo una gran actividad agrícola y ganadera. Fue fortín de la Revolución Mexicana y tiempo después el paso de los Cristeros, ya que está enclavada en una cañada del Bajío en Salamanca, Guanajuato.

Tiene una arquitectura Virreinal que se conjunta con sus patios, molino, habitaciones y cocina, su camino Real que te lleva por el templo, la tienda de raya y su mesón.

Además, se encuentra en una Área Natural Protegida donde puedes realizar actividades de ecoturismo y de aventura como rappel, escalada, tirolesa, paseos a caballo, recorridos en bicicleta y campamentos.

Es un sitio donde se llevan a cabo bodas, con gastronomía local siendo una hacienda única en la región. Si es posible, puedes hospedarte en habitaciones de categoría de turismo rural y realizar quesos artesanales, miel, xoconostle y recolectar aguamiel y probar el pulque con un molcajete de salsa guajillo.

Es un espacio turístico, patrimonio cultural, gastronómico e histórico. La cañada es un sitio de la Rivera del Temascatío. Se dice que en los tiempos en que la moneda se manejaba en oro, en Cañada de Ortega había una placita que fungía como mercado y una tienda que era propiedad de los dueños de La Hacienda Cañada de Ortega.

El sitio tiene una Capilla dedicada al Señor de la Misericordia que data de 1870, su construcción se llevó a cabo cuando el rancho adquirió la categoría de Hacienda; años después durante la revolución, los villistas quemaron una parte de la capilla contigua que por aquel entonces estaba en construcción.

En aquellos años todo se hacía a pie, en burro o en caballo y la revolución, el tifo y la hambruna de 1916, la influenza de 1918 y la guerra cristera provocaron que Cañada de Ortega se viniera a la ruina.

Hoy en día, la capilla oficia misa los domingo y después puedes ir a la tienda de artesanía local “La Viznaga” donde se imparten talleres de cartonería, cera escamada y cocina tradicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.