Francisco Toledo, artista plástico de orígenes zapotecos

*Redacción*

El artista plástico mexicano Francisco Toledo de orígenes zapotecos, conocido en el mundo como “El Maestro”, fue impresor, dibujante, pintor, escultor y ceramista, pero también fue un crítico y gran activista social defensor de la cultura mexicana, pero sobre todo de la oaxaqueña, nació un día como hoy 17 de julio hace 81 años, en 1940.

Su arte fue conocido a nivel nacional y en el mundo por reflejar su aprecio por la estética de la naturaleza, particularmente de los animales que para la vista de las personas no son tan asociados con la belleza, como los monos, murciélago, iguanas, sapos e insectos.

Sus obras también reflejan sus orígenes por el toque irreverente, provocativo y transgresor; por las referencias al istmo (particularmente a Juchitán), a la cultura zapoteca y mexicana en general.

A Francisco Toledo se le puede resumir como una herencia mexicana de la historia y mitología, le gustaba hablar a través de su arte, era muy callado. De su pasión por lo desconocido, hizo varias obras que reflejaban híbridos entre animales y humanos, basándose en lo vivido en su infancia y tradiciones artísticas indígenas.

En su paso por la escultura, tuvo dos formas de expresión, una donde representó al mundo cosas del mundo natural, específicamente bestiarios de distintos animales, y otra donde se despegó totalmente de la realidad.

Tras sus estudios en Europa, al regresar a México, Toledo usó la modernidad y la vanguardia y mostró su sentido de lo fantástico muy desarrollado, al crear criaturas antropomórficas que son, a la vez, monstruosas y juguetonas, personajes que incluye en sus papalotes, libros de artista, máscaras, piezas de joyería y complejos grabados.

Debido a sus obras, se dice que Toledo perteneció a la Generación de la Ruptura, aunque no haya pertenecido históricamente a la misma.

La obra de Francisco Toledo está presente en colecciones de diversas instituciones de México y otros países de América y Europa tales como el Museo de Arte Moderno de México, el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), el Museo Universitario de Arte Contemporáneo de la UNAM, la Colección de Arte UDLAP, el Museo de Arte Moderno de París, el MoMA de Nueva York, el Museo de Arte Moderno de Filadelfia, la Biblioteca Pública de Nueva York, la Galería Tate de Londres, y la Kunstnernes Hus de Oslo, Noruega, entre otras.

Francisco Toledo falleció en su casa de Oaxaca el 5 de septiembre de 2019, a los 79 años, a causa de cáncer pulmonar que padeció durante los dos últimos años. Tres de los cinco hijos que tuvo en tres matrimonios han seguidos sus pasos artísticos en diversas disciplinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.