La leyenda del “hombre desnudo”; guardián del Valle de Toluca

*Redacción*

Foto: Vía Facebook.

El Valle de Toluca se caracteriza por tener una de las vistas más hermosas, tiene de fondo a su guardián, el hombre desnudo; el volcán Xinantécatl, mejor conocido como Nevado de Toluca, lugar que desde la antigüedad fue sede de ceremonias y rituales para los matlazincas, quienes lo llamaban “montaña sagrada”.

Pese a que se desconoce el origen de su nombre, se remonta desde el Códice Xólotl, donde tiene una pictografía de la época 1542-1546 d.C. Se le presenta como un cerro con nueve puntos denominado Chicnauhtécatl, de ahí que una primera traducción de su significado sea “el de los nueve cerros”.

Mientras que su significado náhuatl está relacionado con la interpretación del cosmos para los pueblos originarios del Valle, donde el inframundo costaba de nueve lugares o niveles y estaba regido por Tláloc, Dios del agua.

Volcán Nevado de Toluca.

Sin embargo, en leyendas urbanas al Nevado de Toluca se le conoce como el hombre desnudo y en muchos municipios mexiquense se le relaciona con la historia de la Diosa la Tlanchana de Metepec, la cual sugiere que antes de la llegada de los españoles existió Xinan; un sacerdote mexica quien mientras paseaba por las lagunas de Metepec, observó a la Tlanchana, quedando enamorado de ella.

Xinan, con la intención de conquistarla, se quitó la ropa para poder estar con ella en la laguna, pero con el paso de los días la Tlanchana se sentía incomoda por su presencia, ante ello, un día lo tomó del brazo y lo arrojó hasta la mitad del Valle. Cuando Xinan cayó al piso completamente desnudo, por el rechazo de la Tlanchana y para calmar su dolor, decidió quitarse la vida, se abrió el pecho y dejó que su corazón se quemara.

Pasando los días el cuerpo de Xinan se adhirió al campo empezando a crecer y de ahí se convirtió en el volcán, mientras que la sangre de su corazón se convirtió en lava. La Tlanchana, al ver lo que estaba ocurriendo, decidió acercársele para disculparse, pero ya le era imposible; sin embargo, aún así por su arrepentimiento, al ser una Diosa, creo copos de nieves para poder calmar la sangre del corazón que se estaba convirtiendo en lava para evitar que destruyera todo el Valle, derivado de ello, la Tlanchana decidió irse de las lagunas de Metepec a vivir a las aguas del río Verdiguel en la ciudad de Toluca, luego nadie supo nada de ella.

(Tlanchana, criatura, mitad mujer y mitad serpiente acuática, considerada una diosa).

Sin duda alguna hoy el Nevado de Toluca se ha convertido en un referente para el encuentro entre la vida, la naturaleza y lo divino, atrayendo a miles de turistas no sólo nacionales, sino internacionales, por su fácil acceso a su cráter, donde al llegar a la cima los visitantes encontrarán las famosas y bellas lagunas del Sol y Luna, de aguas turquesa y azul profundo.

Estas lagunas están separadas por una corriente, en ellas han encontrado restos arqueológicos de hace más de 700 años; como ofrendas de copal, cestería y más, pues las lagunas fueron utilizadas a manera de ritual durante la época prehispánica.

Como dato curioso, su nombre oficial, Xinantecátl, fue registrado en 1854 y es la cuarta montaña más grande de México, forma parte de la Cordillera Neovolcánico Transversal y del Cinturón de Fuego del Pacífico. Este coloso pertenece al Parque Nacional de los Venados y al Parque Nacional Nevado de Toluca.

Lagunas del Sol y Luna.

Si eres amante del alpinismo o de bicicleta de montaña, este es el lugar perfecto para practicarlo, pero sin duda, visitar el volcán en invierno será una experiencia totalmente distinta, sobre todo cuando hay nevadas que le otorgan un paisaje blanco a este gran hombre desnudo.

Entre los servicios que se brindan se encuentra un albergue de montaña, que ofrece hospedaje en literas, hay turismo ecuestre, también se puede cabalgar por los alrededores y disfrutar de la flora y fauna, conocer más sobre el ecoturístico de los preciosos senderos que ofrece o simplemente visitar el cráter, recorrido que a pie dura aproximadamente una hora desde las faldas del volcán.

Si vas de visita a la capital mexiquense no dudes visitar el Nevado de Toluca, una experiencia única, es uno de los volcanes que te permite llegar hasta la cima, sólo ten en cuenta la altura de la ciudad, si padeces alguna enfermedad respiratoria, y sí vas en invierno, recuerda que debes acudir muy bien abrigado, pues la temperatura podría estar por debajo de los -5 grados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.