Tras años de historia, en Enthavi, Temoaya, reciben al Santísimo durante el Santo Jubileo

*José Ángel Gutiérrez*

Foto: Especial.

Las tradiciones de las poblaciones se conservan a lo largo de la historia, a través de ritos y ceremonias compaginados en la religión católica, tal como ocurre en la comunidad de Enthavi, segunda sección, en Temoaya, con el arribo del Santísimo en ocasión del Santo Jubileo.

Para dar cumplimiento a la celebración, la mañana de este viernes resultó especial en aquella comunidad, donde una procesión de alrededor de 300 fieles se trasladó con las deidades religiosas desde el centro del municipio hacia Jiquipilco El Viejo y San Pedro Abajo.

En esta ceremonia conocida por muchos años tanto en la comunidad como en el municipio, se contó con la presencia de dos mariachis, quienes acompañaron a la procesión con música ranchera y algunas coplas del otomí que caracteriza a estas comunidades indígenas.

Mujeres con atuendos otomíes, así como varones con estandartes e imágenes caminaron a lo largo de vías principales de la segunda sección, donde también se hizo un sonoro acompañamiento con pirotecnia cuyos cohetes hicieron retumbar el cielo en son de fiesta.

El Santísimo fue recibido con una ofrenda sobre la vía principal de Enthavi, lo que obligó un cierre parcial de calles para dar espacio tanto a la procesión como a los acompañantes, quienes a través de diversos cánticos se hicieron presentes ante decenas de observadores.

Esta tradición del arribo del Santísimo se celebra cada año en la comunidad, donde, a diferencia de otras localidades, las Hermitas y ritos aderezan un toque distinto, no sólo por la recepción, sino por la alegría que viven las personas durante varias generaciones.

Galería:

Foto: Especial.
La tradición abarca varias generaciones y hoy día se conserva con mariachi, pirotécnica y ritos de la población de raíces otomíes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.