La Secretaría de Cultura y el INBAL conmemoran el 52 aniversario de la Sala de Arte Público Siqueiros

Foto: Gobierno de México.

Concebida como extensión de la Escuela Taller Siqueiros, AC, ubicada en Cuernavaca, Morelos, David Alfaro Siqueiros abrió las puertas de su casa en la Ciudad de México el 29 de enero de 1969 para inaugurar la Sala de Arte Público. La primera exposición incluyó obras del artista y de sus colaboradores, de reciente producción en dicho taller; escultopinturas, estudios y proyectos para el mural La marcha de la humanidad, el cual se encontraba en proceso de realización; proyectos parciales para murales inconclusos, y fotografías de obra monumental de México, Argentina, Chile, Cuba y Estados Unidos.

La apertura del Taller Siqueiros, o La Tallera, tuvo lugar cuatro años antes, en 1965, cuando el artista y Angélica Arenal, su esposa, lo erigieron junto a su residencia en Cuernavaca para trabajar la obra que le comisionó el empresario Manuel Suárez y Suárez, La marcha de la humanidad, trabajo cumbre del muralista que se ubicó finalmente en el Polyforum Cultural Siqueiros, en la capital del país.

El taller en Cuernavaca reunió a mujeres y hombres jóvenes dedicados a la pintura, escultura, arquitectura, química, fotografía, electricidad y soldadura, entre otras disciplinas, quienes percibieron un salario por su colaboración en diversos proyectos. Sus obras formaron parte de la exposición inaugural de la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS).

Siqueiros deseaba convertir al inmueble en el Museo de la Composición, idea que pensó largamente con Diego Rivera. El recinto sería un centro para teorizar, innovar y enseñar los aspectos más importantes del movimiento muralista nacional.

Durante sus visitas a la Ciudad de México, Siqueiros transformó la arquitectura original de su casa: mandó techar uno de los patios y clausuró un ventanal para instalar dos bocetos de gran formato de murales inconclusos. También cubrió los muros y los techos de la sala-comedor con trazos para brindar profundos efectos cinéticos e instaló en las recámaras ampliaciones fotográficas de sus murales más importantes, sobre los cuales pintó líneas de fuga y diagonales con el fin de explicar la perspectiva poliangular.

Después de la muerte del artista, Angélica Arenal asumió la dirección de la SAPS. Realizó una importante readaptación: mandó cubrir el jardín trasero para volverlo auditorio de usos múltiples que incluyó una cabina de proyecciones, por lo que funcionó también como cineclub.

La Sala de Arte Público y La Tallera integran Proyecto Siqueiros, perteneciente a la Red de Museos del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) desde 1988. En la presente administración, el objetivo es fortalecer la colaboración entre ambas entidades bajo la visión de un mismo proyecto con dos sedes, cada una en ciudades distintas.

Actualmente se da continuidad a la vocación de la Sala, definida por la relación entre arte y política, el carácter público del arte, la investigación, la experimentación con materiales, los procesos novedosos de trabajo y la labor de taller que Siqueiros le confirió a las dos instituciones que fundó. Ambas han trabajado en la vinculación de la modernidad mexicana con el arte contemporáneo nacional e internacional.

La Sala de Arte Público y La Tallera tienen como misión preservar, difundir y contribuir a la investigación del legado de David Alfaro Siqueiros y custodiar sus obras de caballete y murales in situ, así como llevar a cabo un programa de exposiciones históricas y contemporáneas, y de ensayos con metodologías pedagógicas para vincularse con públicos diversos.

Para continuar atendiendo su misión ante los desafíos de la presente contingencia sanitaria por el COVID-19, Proyecto Siqueiros puso en marcha, en octubre de 2020, Distancia crítica (http://www.saps-latallera.org/saps/exposicion/distancia-critica), programa de curaduría digital enfocado en la realización y la publicación de investigaciones en torno a la herencia estética, pedagógica y política del creador.

Las investigaciones incorporan materiales del Centro de Investigación y Documentación Siqueiros (CIDS), cuyo acervo está ahora más cerca de públicos heterogéneos en virtud de que las publicaciones de materiales se hacen por medio de las redes sociales de la Sala de Arte Público y La Tallera, lo que abre el acceso a cualquier persona interesada, sin restricciones de escolaridad o pertenencia a instituciones académicas (http://www.saps-latallera.org/saps/, Facebook @saladeartepublicosiqueiros  y Twitter @SAPSiqueiros).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.