Nezahualcóyotl, el rey poeta

*Redacción*

Foto: Especial.

Nezahualcóyotl, uno de los más grandes poetas de América, nació en 1402 en Texcoco, y murió en 1472. Su nombre proviene del náhuatl Nezahualcoyōtl que significa “coyote que ayuna”.

Conocido como el “Rey Poeta”, Nezahualcóyotl escribió numerosos poemas que se conservaban en la Antigua Biblioteca de Texcoco, entre ellos el más conocido es el siguiente:

Amo el canto del cenzontle,

pájaro de las cuatrocientas voces.

Amo el color del jade,

y el enervante perfume de las flores,

pero lo que más amo es a mi hermano,

el hombre.

Su mayor obra fue un gran dique de piedra y madera, que se extendía por más de 16 km, que sirvió como defensa contra las inundaciones que afectaban a esa ciudad, y que además impedía que se mezclaran el agua salada y el agua dulce del gran lago. Esta gran obra le valió la reputación de mejor arquitecto de las Américas. Los españoles le llamaron “El Gran Abarradón¨.

Sus padres fueron Ixtlixócitl y Matlalcihuatzin, hija del señor de Tenochtitlán, Huitzilíhuitl, fue el monarca de la ciudad de Texcoco en el México antiguo, pero conseguir el trono que le perteneció por derecho, no fue fácil, su juventud no fue como la de un príncipe viviendo en lujos, porque los texcocanos en ese entonces luchaban para su propia existencia contra otro señorío llamados tepanecas.

Cuando cumplió 15 años su enemigo tuvo éxito y conquisto su trono, fue capturado y encerrado en prisión, logrando escapar hacia Tenochtitlan, la capital del pueblo mexica, donde fue recibido calurosamente, ahí permaneció ocho años. Nezahualcóyotl recibió instrucciones de los deberes reales y jamás abandono sus propósitos académicos, estaba decidido a recuperar su trono.

Mientras tanto en Texcoco ahora gobernaba Maxtla, hijo del rey tapaneca quien le quitó su trono y mató a su papá. Nezahualcóyotl, como estrategia  para recuperar su reinado le hizo reverencia. Pero Maxtla, un rudo y sospechoso hombre, despreció la ofrenda. Nezahualcóyotl, sintiendo que estaba en peligro, se escapó del palacio y regresó a su ciudad natal de Texcoco.

Pese a eso, Maxtla descubrió las intenciones de Nezahualcóyot, enfurecido puso un precio por su cabeza, orillando a Nezahualcóyotl, cuyo significado de su nombre es “coyote en ayuno”, vivir así por varios años, ocultándose en lo alto de la sierra, viviendo en hoyos y cuevas, pero con algo importante que jamás perdió: la maravillosa devoción de su gente. A la larga Maxtla consiguió su castigo en manos de Nezahualcóyotl.

Tras recuperar su trono, Nezahualcóyotl, comenzó a mostrar evidencias de sus notables habilidades. Su primer acto fue idear un código de leyes. Las leyes, basadas en una división de poderes, creaban un número de consejos incluyendo guerra, finanzas, justicia y el llamado consejo de música. No sólo era música, sino que incluía ciencia, arte, literatura, poesía e historia.

Consumado el dominio del ahora Valle de México, Texcoco, Tenochtitlán y Tacuba formaron la Triple Alianza, en 1431, donde Nezahualcóyotl reinó por más de 40 años, en ese periodo construyó palacios, templos, escuelas básicas y especializadas, mercados, jardines botánicos, aviarios y zoológicos.

Murió a los 70 año, tuvo cerca de 110 hijos, uno de sus hijos legítimos, llamado Nezahualpilli, de 18 años, le sucedió en el trono, pero años más tarde con la conquista española, su reinado que construyó se terminó.

Compuso numerosos cantos y poemas, de los que se conservan 36. Todos estos poemas nos dejan penetrar dentro del alma y expresión de Nezahualcóyotl.

En su honor, un municipio del ahora Estado de México llevan su nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.