Encienden el Fuego Nuevo en Huamango

Foto: Ilustrativa.

Una de las actividades más significativas del Festival del Quinto Sol es el Encendido del Fuego Nuevo, que marca el comienzo del nuevo ciclo de siembra en las cinco comunidades étnicas de la entidad y su celebración busca revalorar la identidad indígena.

En esta edición del festival y derivado de la emergencia sanitaria, ese ritual otomí se transmitió a través de las redes sociales de la Secretaría de Cultura y Turismo de la entidad, a efecto de compartir con las y los mexiquenses, este importante ritual de renovación.

Desde la zona arqueológica de Huamango, en el municipio de Acambay, se dieron cita autoridades municipales y estatales, cumpliendo con las medidas de seguridad e higiene, y cerrado al público para evitar la propagación del COVID-19.

Antes del ritual, autoridades formaron parte de la purificación y el regalo de collares de flores, que simboliza la preparación para el encendido del fuego nuevo, ya que se agradece y evoca a los dioses.

Galería:

“Enmarcados en el equinoccio de primavera, la Secretaría de Cultura y Turismo refrenda su compromiso para preservar y difundir nuestras tradiciones, desde hace 34 años; la leyenda del Quinto Sol, es el eje articulador, de este festival que nos permite mantener viva la cultura prehispánica.”, dijo Ivett Tinoco García, Directora General de Patrimonio y Servicios Culturales.

Por su parte, la Presidenta municipal de Acambay, Esperanza Dolores González Martínez, dio la bienvenida ya que este evento del encendido del Fuego Nuevo es todo un acontecimiento y lo hizo en español y en otomí.

Mientras que Gustavo Ricardo Arroyo Jardón, Encargado del Despacho de la Vocalía Ejecutiva del Consejo Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en el Estado de México (CEDIPIEM), destacó la importancia de Huamango, tierra que significa la madera sin labrar.

El ritual continuó con la danza autóctona, con la que estos pueblos rinden culto a sus deidades y agradecen por todo lo que han recibido, de una forma bilingüe, a efecto de preservar también sus lenguas maternas.

Saludando a los guardianes del rumbo, donde sale el sol; del rumbo de las mujeres, lugar de la fertilidad; del rumbo del reposo, a sus antecesores; agradecieron de igual forma a la madre tierra por la existencia y la vida que les fue dada para convivir con sus hermanos y el mundo, por el sustento, por las herencias y costumbres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.