El Ballet Contemporáneo de Ciudad Hidalgo trabaja para acercar la danza a diversos públicos de Michoacán

Foto: Especial.

El Ballet Contemporáneo de Ciudad Hidalgo (BCCH), Michoacán, surgió en 2015 como una plataforma de creación, experimentación y producción escénica para jóvenes y artistas emergentes, comenta en entrevista su director, Diego Antonio Marín Bucio.

El objetivo principal, explica el entrevistado, es descentralizar la producción dancística a fin de llegar a lugares donde hay poca interacción artística y cultural, en especial en Michoacán, pero también en otras entidades del país. 

Originario de Ciudad Hidalgo, Michoacán, Marín Bucio es coreógrafo, bailarín, director, productor de artes escénicas, autor e intérprete de numerosas piezas de danza y fundador de este ballet; ha desarrollado diferentes proyectos de la mano de instituciones públicas locales y nacionales para llevar proyectos culturales a comunidades y municipios donde hay baja interacción artística, trabajando en especial con niñas, niños y jóvenes. 

Al hablar del Ballet Contemporáneo de Ciudad Hidalgosu director y fundador comenta que es un grupo que propone repertorio y obra dancística original, donde se realiza una crítica de la vida posmoderna, el capitalismo, los medios de comunicación, el exceso de la tecnología y de cómo esta afecta al ser humano y a otros seres en el planeta.

Para ello, involucran técnicas corporales consolidadas y experimentan con distintas formas de movimiento. “La compañía ha tenido una evolución de las técnicas de movimiento. En principio estaba muy influenciada por la danza moderna con técnicas como Graham, el release, y la técnica clásica, pero conforme hemos avanzado, ahora estamos trabajando mucho con teatro físico y con técnicas somáticas y técnica Gaga, que implica la improvisación centrada principalmente en el desbloqueo del cuerpo”, explica el entrevistado. 

Entre su repertorio se encuentran las obras: Mentes Futuras (2015); Infraconsciencia (2016); Hedónimal (2018); y Vacivum (2020) todas son creaciones originales. 

La compañía ha presentado sus producciones en emblemáticos recintos de la Ciudad de México, Michoacán, Estado de México y Veracruz, entre otros.

Mediante esta plataforma creativa, agrega el entrevistado, busca abrir espacios para las y los artistas locales y difundir su trabajo en distintos foros, entre ellos, en el Consejo Internacional de Danza (CID) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), del cual es miembro activo; propuestas que, dice, han sido reconocidas por su contribución al cumplimiento de los objetivos de acceso a la cultura de la Agenda 2030. 

A causa de la contingencia sanitaria de la COVID-19, la compañía se ha concentrado en la coproducción de videodanzas entre las que se encuentran los cortometrajes Reachingwaves (2020); Soul Reset (2020) y The secret of the blessed (2021), realizadas con la bailarina Saaya Ikeda, Graham Danza Center y Humbra Dance Theater, respectivamente. 

El coreógrafo explica que la compañía se ha adaptado muy bien a las plataformas digitales, sacando el máximo provecho, “lo que para muchos ha sido una desventaja, nosotros lo tomamos como un plus que nos ha permitido explorar nuevas alternativas de comunicación, experimentación y creación”.  

Actualmente, la compañía trabaja a través de la plataforma Zoom, donde proponen y desarrollan la línea dramática y estética de sus nuevas propuestas. El entrenamiento lo hacen de manera independiente y cada uno de los cinco bailarines de base tienen sus horarios de entrenamiento con distintos estudios y maestros, luego se reúnen para iniciar los procesos creativos. 

Para conocer su trabajo se puede consultar su perfil en Facebook: Ballet Contemporáneo de Ciudad Hidalgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.