Los sismos más trágicos en la historia de México; 1985 y 2017

Gaby L.C

En un hecho increíble e insólito dos de los terremotos que marcaron la historia de México tuvieron lugar en el mismo día, un 19 de septiembre, hoy el primero cumple 36 años, registrado en 1985 catalogado como uno de los más devastadores, dejando miles de personas muertas, desaparecidas y daños materiales, sin embargo, también se cumple el 4to año del movimiento telúrico del 2017 que también dejó muertos y decenas de damnificados que aún padecen los estragos.

El sismo de 1985 sin duda marcó la población que hoy es adulta, nuestros padres, abuelos y tíos, ellos apenas iniciaban su día cuando fueron sorprendidos por el movimiento telúrico, quienes en sus relatos cuentan cómo solo veían caer los edificios en segundos, dejando a cientos de personas entre los escombros, por varios días durmieron afuera de sus casas por el miedo a que la tierra volviera a moverse, entre los cuerpos de las personas que ya se hacían sin vida.

Entre las escenas más tristes se encuentra la del estadio de béisbol del Seguro Social, el cual se convirtió en una fosa común, así como la devastadora historia del hospital Juárez de México que estaba localizado en el corazón de la ciudad, este hecho incluso cuenta con un filme cinematográfico.

Mientras que el sismo del 2017 hizo que recordaran lo doloroso que padecieron en el primero, tras ser uno de los sismos con mayor magnitud registrado en el mundo de 8.1 grados. En ambos casos, la solidaridad del mexicano se hizo presente, pese a las escenas que estaban presenciando ayudaron con lo que pudieron para rescatar a las personas que estaban atrapadas.

Foto: Rescate en el Hospital Juárez.
Como dato curioso, del primer sismo surgieron los denominados “Topos”, así fue como la prensa de aquella época los denomino, voluntariados que trabajaron coordinadamente para el rescate de las personas, hoy en día, ya conocido como una profesión que se especializan en el rescate de sobrevivientes en desastres como los sismos, o deslaves.

Habrá que recordar que los dos sismos ocurrieron el mismo día, pero en diferente horario, el primero fue a las 07:19 horas del 19 de septiembre de 1985 con un epicentro cerca de las costas de Michoacán, con una duración de 2.5 minutos, mientras que el segundo, tuvo una magnitud de 7.1 a las 13:14 horas entre los limites de los estados de Puebla y Morelos, con una duración de 1.3 minutos.

Sin embargo, en el sismo de 1985 vendría una replica que nuevamente cimbro a México, de magnitud igual al del 2017, de 7.1 con duración de un minuto, está replica ocasionó que más edificios que se habían dañado por el sismo del 19 se vendrían a bajo, dejando aún más una escena desgarradora para los mexicanos y poniendo las cosas más difíciles para quienes realizaban labores de rescate.

En ambos casos, pese a sentirse en varios estados de la República, la Ciudad de México fue quien más daños y muertes reportó. A nivel nacional, el sismo que recuerdan nuestros padres con lágrimas en sus ojos, de 1985, dejó 3 mil 192 muertes oficiales dadas a conocer por el gobierno que en ese entonces encabezaba el expresidente Miguel de la Madrid.

Sin embargo, con el paso de los días se iban reportando decenas de desaparecidos por lo que organizaciones independientes indican que la cifra de muertes podría incluso alcanzar las 10 mil víctimas mortales, 40 mil lesionados, 5 mil desaparecidos y 150 mil damnificados, cifras que aún hoy en día son cuestionadas debido a la magnitud del desastre.

En cuanto al sismos del 2017 estuvo marcado por el derrumbe de un colegio llamando Enrique Rébsamen, donde en ese momento decenas de menores de edad tomaban clase, muriendo varios de ellos. El saldo oficial que dejó este sismo fue de 369 muertes a nivel nacional dadas a conocer por el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, de estas muertes 228 fueron en la Ciudad de México, 74 de Morelos, 45 de Puebla, 15 en el Estado de México, 6 de Guerrero y uno de Oaxaca.

Foto: Sismo 2017.

Pese a las diferencias en magnitudes y daños que ocasionaron los dos sismos, para el mexicano este día es de tristeza, pero sobre todo de alerta. Sin duda, marcaron trágicamente la historia de la ciudad y el país, hoy reconocido a nivel mundial por su población solidaria ante los desastres naturales.

Como dato, geólogos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicaron que, en los últimos 70 años, septiembre ha ocupado un lugar preponderante en la ocurrencia de sismos fuertes, aquellos sismos que tienen una magnitud mayor o igual a 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.