San Valentín, el origen

*Eréndira Zavala C*

Foto: Ilustrativa.

Muchos hemos festejado el 14 de febrero o San Valentín o Día de los enamorados, con regalos, flores, chocolates, cartas, cenas o comidas; celebración hecha por imitación, por influencia o solamente por las ganas de hacerlo; pero muchos también, desconocemos su origen o significado.

Esta tradición se remonta a la antigua Roma, en los tiempos en que el cristianismo se extendía y ponía en riesgo la existencia del Imperio y donde, según cuenta la leyenda, vivía un sacerdote llamado Valentín (al parecer existieron dos Valentines más, pero el de Roma tiene la historia más romántica), que dedicaba su tiempo a acompañar a cristianos presos y a casar en secreto -a costa de su vida- a soldados jóvenes, en contra de la ley del emperador Claudio II que prohibía estos matrimonios al considerar serían mejores combatientes si carecían de cualquier atadura o vínculo familiar.

El emperador al enterarse de su desobediencia mandó apresarlo, apalearlo, apedrearlo y decapitarlo, San Valentín murió un 14 de febrero del año 270, y fue el papa Gelasio I quien con la intención de cristianizar la antíquisima celebración pagana de las Lupercales, celebrada a mediados de febrero en honor al protector de los pastores, el fauno Lupercus; formalizó el culto al santo a pesar de la falta de pruebas históricas sobre el mártir.

Se cree que durante la Edad Media a esta fecha se le asoció con el amor romántico y poco a poco fue creándose la leyenda de San Valentín como patrón de los enamorados, quienes, si tienen oportunidad, visitan su tumba en la iglesia de San Antón en Madrid.

En el siglo XIX, a mediados de la década de 1840, Esther A. Howland comenzó a vender postales con motivos románticos y dibujos de enamorados, para conmemorar esta fecha, a lo que después se sumarían las costumbres de regalar rosas, joyas y chocolates o bombones.

En 1969, la misma iglesia católica elimina del calendario eclesiástico a San Valentín debido a su origen legendario y no histórico. Sin embargo, esta tradición se ha establecido como una de las fechas con mayor consumismo en el mundo, lo que ha permitido que permanezca intacta hasta nuestros días y el 14 de febrero sea aprovechado por el comercio y la publicidad para aumentar sus ventas.

Es decisión de usted lector continuar o no con esta tradición enmarcada por la cultura de las compras; el origen ya lo conoce…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.